Internacionales

Cesáreas innecesarias en América Latina: ¿cuáles son los países más afectados?


Michael Turcios / 09 abril 2019 / 11:48 am

Redacción por 


Foto por Alex Hockett/Unsplash

El número de nacimientos por cesárea se ha disparado en las últimas dos décadas, tanto en hospitales públicos como en centros privados. Aunque esta intervención quirúrgica sirve para salvar vidas en caso de complicaciones durante el embarazo o el trabajo de parto, muchas veces se realiza de manera innecesaria.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa ideal de cesárea debería oscilar entre el 10 y el 15%. Sin embargo, en América Latina, este tipo de intervención ha llegado a representar más del 40%, según un estudio realizado por la revista científica PLos One.

Y aunque a nivel mundial las cesáreas representan el 18.6% de los nacimientos, la tendencia general es el aumento. En tan solo 15 años, el número de cesáreas casi se ha duplicado, pasando de 16 millones en 2000 a 29,7 millones en 2015, según otro estudio.

¿A qué se debe el aumento de cesáreas innecesarias?

“Esto es cruel con las mujeres (….) Las razones muchas veces no tienen nada que ver sus necesidades”, dice a Euronews Beltrán Lares Diaz, obstretra y ginecólogo venezolano.

Para este activista por la humanización del parto, “el miedo, la comodidad, los beneficios económicos, las presiones del grupo y la desinformación” son algunas de las razones que impiden a muchas mujeres dar a luz de manera natural. Esto provoca un aumento de la tasa de cesáreas innecesarias, que actualmente ronda el “15, 16%”.

“Una vez se les da la información adecuada, muchas mujeres prefieren el parto natural”, explica Beltrán.

Sin embargo, la mayoría de veces, la decisión final la tiene el sistema de salud.

¿Por qué los médicos prefieren las cesáreas?

“El miedo, la comodidad de hacer cesáreas en horarios de oficina sin tener que trabajar el fin de semana, el factor económico, la rapidez, pero también las presiones que reciben de parte de otros médicos y de las instituciones para las que trabajan”, comenta el experto.

Otro problema son las creencias que existen en torno al parto vaginal. Muchas mujeres creen que, si se han sometido a una cesárea, ya no pueden tener a sus próximos hijos por parto natural. “Esto no es verdad desde la óptica científica. La gran mayoría, por encima del 60%, puede dar a luz a su próximo hijo”, afirma el obstetra.

Además, el experto explica que, aunque se cree que las cesáreas traen menos complicaciones, los científicos están demostrando lo contrario. En algunos casos, cuando la tasa de cesárea es muy alta (más del 30%) o muy baja (menos del 10%), puede relacionarse con el incremento de la mortalidad materna e infantil.

¿Cuáles son los riesgos de la cesárea?

Aunque la cesárea, como intervención médica, es muy segura hoy, pueden surgir complicaciones como en cualquier intervención quirúrgica. El riesgo de hemorragias, de lesiones en el útero, de recibir transfusión sanguínea, de complicaciones post operatorias, de depresión postparto… es más alto que cuando se da a luz de manera natural. El experto también explica que varios estudios han demostrado menos éxito en la lactancia materna.

¿Por qué es mejor, si las condiciones lo permiten, un parto vaginal?

Para Beltrán, el parto vaginal tiene muchas ventajas. La primera, la experiencia subjetiva de la mujer.

“Sentir que una es dadora de vida (…) hace que las mujeres se sientan muy poderosas”, explica. Además, “representa el inicio de una relación respetuosa”, ya que el bebé “es respetado es sus tiempos y sus procesos”.

Esto también tendría un impacto en el vínculo que se crea entre la madre y el hijo, creando una conexión sensitiva más fuerte. Algunos estudios también lo relacionan con la creación del microbioma inicial, que ayudaría a desarrollar una respuesta inmunológica más fuerte.

Por otro lado, el parto natural requiere menos hospitalización, la recuperación es más rápida, y los costos son menos elevados, no solo para la familia, sino también para la sociedad. “Abarata mucho los costos de salud, que pueden ser invertidos en otras áreas”, explica.

¿Cómo disminuir las tasas de cesárea?

“Desgraciadamente, las mujeres no tienen casi ningún poder de decisión para escoger entre un parto natural y de cesárea”, lamenta Beltrán. “Todo termina con la decisión del hospital y del médico con el que la mujer es atendida”.

Para el activista por el parto humanizado, es necesario un cambio de paradigma, que permita que la sociedad reciba más educación al respecto, que las matronas atiendan un mayor número de pacientes, y que más mujeres con esa visión adquieran cargos políticos y sean líderes con fuerza.

“Un gerente político que estimule más escuelas de partería, ese país va a bajar sus tasas de cesárea”, afirma el activista.

Escribe tu comentario