Nacionales

Cultura no avaló demolición de Biblioteca Nacional en 2019 


Redacción YSUCA / 18 septiembre 2021 / 4:37 pm


Fachada Biblioteca Nacional “Francisco Gavidia” | Foto Radio YSUCA/ R. Padilla

En el corazón del Centro Histórico de San Salvador estará ubicada la nueva Biblioteca Nacional.

El proyecto fue anunciado en diciembre de 2019 tras la llegada de una delegación de la República China a El Salvador. Desde un inicio se habló de una construcción y no de una reparación de la actual biblioteca. El mismo presidente de la República se encargó de tuitear el 03 de diciembre de 2019 sobre “la construcción de una nueva Biblioteca Nacional, de cristal, de varios pisos, que abarca el terreno de la actual Biblioteca Nacional y el Banco Hipotecario del Centro de San Salvador”. Una de las mejores bibliotecas de Latinoamérica, en nuestro Centro Histórico, agregó.

El Gobierno tiene previsto iniciar el proyecto este año, pese a que no hay claridad sobre los estudios técnicos y los permisos otorgados para iniciar la obra que se edificará sobre un bien cultural protegido.

La Biblioteca Nacional “Francisco Gavidia” tiene 151 años de existencia. Fue fundada el 5 de julio de 1870 y fue declarada Patrimonio Cultural en 2008. Se construyó bajo la administración del presidente Francisco Dueñas. La biblioteca lleva el nombre del  escritor Francisco Gavidia, quien fungió como director de la misma entre 1906 y 1919.

Sus instalaciones estaban ubicadas al costado poniente del mercado Ex-Cuartel. Era un edificio de nueve pisos que se derrumbó tras el terremoto de 1986. Fue en los años noventa que la biblioteca comenzó a funcionar en el antiguo edificio del Banco Hipotecario, ubicado frente a Catedral Metropolitana, lugar donde funcionaba antes de la pandemia.

El inmueble que alberga la Biblioteca Nacional de El Salvador (BINAES), por ubicarse en el Centro Histórico de San Salvador, está protegido por la declaratoria de Centro Histórico, aprobada según acuerdo legislativo 680 del 18 de julio de 2008. La declaratoria dio paso a la emisión de medidas de protección para salvaguardar todas las edificaciones con valor, que forman parte del centro histórico, para garantizar su permanencia en el tiempo.

Las medidas de protección fueron publicadas en el Diario Oficial del 19 de octubre de 2016, en el que se señala que el edificio se encuentra ubicado en el ámbito o zona de actuación diferenciada 4,  que corresponde a “aquellos inmuebles que por ser de importancia local merecen un tratamiento respecto a sus condiciones arquitectónicas y urbanas en el lugar de emplazamiento”.

El edificio de la actual biblioteca será demolido para construir uno nuevo, pese a ser un bien cultural protegido. Una resolución de la Dirección de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura del 2019, aclara que instituciones gubernamentales y privadas hicieron varias inspecciones técnicas con el fin de verificar el estado de conservación, de su emplazamiento y de su integración con el entorno.

Las inspecciones llevaron a concluir que la biblioteca tiene un valor de antigüedad, un valor urbano, social y simbólico. Por tanto la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural resolvió que dicho terreno es de interés social cultural. Por su valor simbólico, el proyecto de reconstrucción del inmueble que albergará la biblioteca nacional deberá mantenerse en el actual emplazamiento del terreno que ostenta la actual biblioteca, dice la resolución del 17 de septiembre de 2019. Sin embargo, la resolución no habla de demolición del edificio, pese a que reconoce que el actual inmueble tiene daños estructurales que ha comprometido la edificación y pone en riesgo a los usuarios y todo el acervo documental que se resguarda.


Resolución

Publish at Calameo

 

 


El arquitecto  Joaquín Aguilar, restaurador graduado con Maestría en Italia,  fundador de la Dirección de Sitios y Monumentos de la entonces Dirección de Cultura, Juventud, luego SECULTURA, dijo a YSUCA que a pesar de algunos deterioros en su infraestructura, la biblioteca se encuentra en buen estado. Asegura que un estudio realizado en 2001 indicó que la infraestructura tiene daños menores que no alcanzan el 50 por ciento de todo el edificio y lo único que procede es reparar los daños.

Arquitecto Joaquín Aguilar:



La resolución, que fue firmada por la arquitecta Maria Isaura Aráuz Quijano, directora general de Patrimonio Cultural y Natural en ese año, recomienda que la nueva construcción crezca en dimensiones, y se amplíe la parcela actual hasta completar la manzana para tener un novedoso y moderno sistema documental y bibliográfico. Sugiere, además, ampliar la construcción a los terrenos propiedad del Banco Hipotecario de El Salvador, de la Compañía General de Seguros, S.A y las propiedades de los ciudadanos José Roberto Polanco Flores, Oscar Nelson Flores Rivera y Carlos Mauricio Samour Valle. Pero en ninguna parte de la resolución se avala una demolición.

La edificación que se planea demoler tiene un valor simbólico y cultural, además se trata de uno de los primeros exponentes de la arquitectura internacional o racionalista en el Centro Histórico de San Salvador. Esto puede apreciarse por su forma geométrica simple, y sus materiales de acero, hormigón y vídrio.

Representa también un punto de referencia en la tecnología de la construcción, ya que es el segundo edificio después del Palacio Nacional construido con estructura metálica y es el primer edificio en que se utilizaron escaleras mecánicas en El Salvador.

Según el arquitecto Aguilar, el edificio cuenta con estándares de protección  nacional e internacional por su riqueza arquitectónica. Pero esas características que le dan el valor cultural no se están respetando. Según el arquitecto, antes de demoler una estructura de alto valor debe hacerse un estudio técnico que evalúe las condiciones de la edificación. Debe realizarse todo un estudio con un ingeniero estructuralista – enfatizando – que no es una estructura común y corriente, dijo Aguilar.

Arquitecto Joaquín Aguilar:



Construcción de biblioteca bajo reserva durante 7 años

Radio YSUCA solicitó al Ministerio de Cultura información sobre los permisos de construcción de la nueva Biblioteca Nacional y copia de las inspecciones técnicas.  Pero el Ministerio de Cultura denegó  los documentos, argumentando reserva por 7 años de todos los documentos relacionados con la resolución y los informes técnicos que respaldan la autorización y demolición del edificio de la Biblioteca Nacional. También reservó todos los documentos generados en el marco de la firma del Acuerdo Exterior de Ejecución del Proyecto de Asistencia de la Construcción de la Biblioteca Nacional de El Salvador, suscrito por la Agencia de Cooperación Económica Internacional del Ministerio de Comercio de China y el Ministerio de Cultura.

La resolución manifiesta reservar de forma total, el expediente que contiene la resolución y todos los informes técnicos que respaldan la autorización y demolición del edificio de la Biblioteca Nacional, desde su evaluación hecha en el 2019 y los generados en el proceso de autorización; entre ellos: “permisos otorgados por las instituciones públicas del Estado y la Alcaldía de San Salvador, para la construcción del nuevo inmueble”, cita la resolución de información.


Resolución De Solicitud

Publish at Calameo

Wilson Sandoval, coordinador del Centro de Asesoría Legal y Anti Corrupción ALAC – FUNDE, calificó de lamentable que el Gobierno se negara a brindar información pública sobre el proyecto de reconstrucción de la Biblioteca Nacional. Para Sandoval, la negativa del Ministerio de Cultura deja afuera la participación ciudadana, y no permite la difusión de un proyecto que puede llevar a la pérdida de un patrimonio cultural.

Wilson Sandoval:



A pesar de que el Ministerio de Cultura se negó a brindar la información, YSUCA obtuvo la resolución  que se emitió en 2019, en la que la Directora General de Patrimonio Cultural, la arquitecta María Isaura Quijano, señaló que el terreno donde está ubicada la Biblioteca es de interés Social y Cultural y por ello manda a ampliar la construcción a los terrenos que complementan la manzana de esa parte del centro histórico. La resolución fue emitida en septiembre de 2019. Según la página de transparencia del Ministerio de Cultura, desde octubre de ese mismo año, la directora de Patrimonio Cultural es Ana María Gertrudis Mata Parducci.

Según fuentes consultadas por YSUCA, el Gobierno ya compró los terrenos de los establecimientos que se encuentran atrás de la biblioteca para iniciar la obra en las próximas semanas.

Morirá una biblioteca llena de historias 

 El edificio de la actual Biblioteca Nacional fue construido sobre uno de los terrenos donde nació el poeta José Batres Montúfar y vivió el independentista Santiago José Celis. De acuerdo con el historiador Carlos Cañas Dinarte, el lugar donde está ubicada la Biblioteca Nacional es un predio histórico para El Salvador.

Historiador Carlos Cañas Dinarte:



Cañas Dinarte manifestó que el lugar tiene un gran valor cultural e histórico. Añadió que reconstruir o demoler la actual Biblioteca Nacional es un atentado a la historia del país y llamó a respetar las disposiciones nacionales e internacionales, que respaldan la protección de los patrimonios.

Por su parte, el arqueólogo, Hugo Díaz, explicó que el Centro Histórico de San Salvador fue un asentamiento prehispánico perteneciente al período clásico.  El cuadrante del Centro Histórico contempla la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional, la Biblioteca Nacional, la Plaza Cívica, el  excine Libertad y la Plaza Libertad.

Arqueólogo Hugo Díaz:



Por la Biblioteca Nacional han pasado varias generaciones. Han leído y aprendido con 16 colecciones de aproximadamente 180 mil ejemplares distribuidas en 7 colecciones nacionales, 4 colecciones internacionales, una colección centroamericana, 3 colecciones especiales, publicaciones de los periódicos antiguos y contemporáneos, entre otras publicaciones que datan de los años 1871- 1943.

Las puertas que durante años permitieron el ingreso de miles de salvadoreños, se cerraron con la noticia de que la biblioteca será destruida por la administración del presidente Nayib Bukele.

Martha Orellana tenía 19 años cuando visitó la biblioteca para realizar  un trabajo universitario. La llevó una amiga que ya falleció, juntas visitaban la hemeroteca para conocer la historia de El Salvador, recuerda con nostalgia. Ahora lamenta que ese lugar lleno de historia sea demolido.

Martha Orellana, usuaria de la Biblioteca Nacional:



El 6 de abril de 2021 el Ministerio de Cultura informó sobre el inicio del proceso de mudanza de la Biblioteca Nacional de El Salvador “Francisco Gavidia”, para dar lugar a la construcción de un nuevo edificio moderno y de cristal.

La Biblioteca no solo es un patrimonio cultural, sino un referente dentro del Centro histórico de la capital. Junto al edificio, también desaparecerá una parte de la historia de El Salvador.