Nacionales

Conan Castro, detrás de supuesta usurpación de tierras de cooperativa Normandía  


Redacción YSUCA / 17 julio 2021 / 1:45 pm

Los asociados de la cooperativa no lo olvidan, por eso su nombre era parte de los carteles que como forma de protesta mostraban afuera de los juzgados de Usulután el jueves 15 de julio
| Foto Radio YSUCA, Kenia Gómez


La cooperativa Hacienda Normandía ubicada en el departamento de Usulután ha enfrentado varios procesos legales. Son más de 700 familias que siguen luchando por no perder sus tierras que les han querido quitar tres personas que afirman ser legítimos propietarios. Uno de ellos es Roberto Jorge Bukele Simán, quien mediante uno de sus representantes legales, el actual secretario jurídico de la Presidencia, Conan Castro, ha intentado quedarse con las tierras.

Son más de 3 mil personas que viven en la hacienda Normandía, una cooperativa de productores agrícolas y ganaderos que desde 1980 fueron beneficiados con la Reforma Agraria.

En el año 1980 como parte de la primera etapa de la Reforma Agraria se autorizó al Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) para que tomara posesión de dicho inmueble  y se conformara la Asociación Cooperativa de la Reforma Agraria “Normandía” como los nuevos beneficiarios de la nueva política de redistribución de tierras.

Desde entonces los campesinos comenzaron a trabajar la tierra que en total suma mil 300 manzanas, incluyendo el terreno del asentamiento de los asociados. La titularidad de dicho inmueble, quedó establecida a partir de una compraventa otorgada por el ISTA el día 18 de diciembre del 1996, cuando la cooperativa terminó de pagar las tierras mediante cuotas anuales que recogían del aporte de todos los asociados.

Pero poco les duraría la tranquilidad, ya que en 1994 el acalde de Jiquilisco Fredy Mancía del partido Demócrata Cristiano (PDC), quien gobernaba en esa época otorgó un título supletorio a favor de otra persona.  Ese titulo fundamenta el derecho de la propiedad cuando no está amparado en los registros. Sin embargo, ese título de naturaleza rustico o rural no es competencia de un alcalde, sino de un juez. El alcalde solo está facultado para otorgar títulos de naturaleza urbana, argumentaron los representes legales de la cooperativa en un recurso de apelación que interpusieron en 2018 ante la Cámara Segunda Sección de Oriente. La adjudicación de ese titulo, que según los asociados de la cooperativa es falso, permitió que las tierras se vendieran a cinco personas distintas.

Quien obtuvo el “Título Supletorio” de parte del alcalde pudo vender en su totalidad el inmueble en  marzo de 1997. Luego se vendió de nuevo en mayo de 1999, posteriormente en marzo del 2003 y finalmente fue comprado por Textiles Giuliani el 20 de diciembre del 2005.

Cuando los supuestos dueños, que se beneficiaron con el título supletorio de propiedad, comenzaron a reclamar las tierras por las que habían pagado inició un proceso legal que desde 2008 aún no termina.

 Conan Castro promovió juicio que ahora es la base para que los jueces denieguen las demandas de la cooperativa



Según una resolución de la Cámara de la Segunda Sección de Oriente de 2018, Conan Castro en calidad de mandatario de la Sociedad Textiles Giuliana S.A de CV, cuyo socio de la empresa es Roberto Jorge Bukele Simán, promovió un Juicio Ordinario de Deslinde Necesario y Reivindicatorio de Posesión en contra de la Cooperativa Normandía.

Bukele Siman reclamaba las tierras por haber sido uno de los compradores que se benefició del titulo de propiedad que otorgó el alcalde de Jiquilisco de manera irregular.

Cuando los representantes legales de la cooperativa interpusieron un proceso para declarar nulo el título supletorio que otorgó el alcalde y la posterior compraventa de las tierras, que a su juicio es ilegal, el juez de Primera Instancia de Jiquilisco declaró que no había lugar a la solicitud porque existía “Cosa Juzgada Material” al haberse ejecutado el juicio que promovió Conan Castro.

Para René Díaz asociado de la cooperativa Normadía en todo este caso hay amaños en el que está involucrado Conan Castro, actual funcionario del Gobierno. Aunque cuando Castro promovió el juicio contra la cooperativa no era funcionario, era el abogado de Roberto Bukele.

En 2012 quiso tomar por la fuerza las tierras, asegura el asociado de la cooperativa.



En  2018 los campesinos interpusieron un recurso de apelación ante la Cámara Segunda Sección de Oriente pidiéndole que revocara una resolución del juez de Primera Instancia de Jiquilisco que falló en contra de la cooperativa y a favor de los supuestos usurpadores de tierras. El argumento del juez fue que había “cosa juzgada” y no procedía la demanda de la cooperativa de declarar nulo el “Título Supletorio” y las posteriores compraventas. Esa fue la base que sirvió para declarar improcedente la demanda de la cooperativa. Para los representantes de la cooperativa Normandía la resolución que argumenta cosa juzgada es ilegal y por eso interpusieron la apelación ante la Cámara.

Según el juzgado hubo un proceso Ordinario de Deslinde Necesario y Reivindicatorio y hubo una sentencia del juzgado en el año 2012 en la que “al  final se resolvió la pretensión de la parte demandada, la cual fue declarada ejecutoriada”, cita una parte de la resolución. Pero según el presidente de la Cooperativa Normandía, Isaías Blanco, aunque se inició un proceso de medición de las tierras, nunca finalizó.

La  Cámara Segunda Sección de Oriente ante la solicitud de la cooperativa  de revocar  la declaratoria de improponibilidad del Juzgado de Jiquilisco su respuesta fue declarar sin lugar lo solicitado y confirmó la resolución del juez.

La Cámara argumentó que en ese juicio interpuesto por Textiles Giuliana S.A de C.V, la cooperativa también reclamó la Nulidad del Instrumento de Dación en Pago, por lo que ya hubo un proceso y una resolución.

Por este caso vinculado a Textiles Giuliana S.A de C.V, donde uno de los abogados fue Conan Castro, hay un amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte  Suprema de Justicia, pero aún sin resolverse, explicó el presidente de la Cooperativa Normandía.



Los representantes de la Cooperativa Normadía dejaron claro que la declaratoria de improponibilidad, la  impugnó el Tribunal ad quem en una sentencia del 21 de mayo de 2014. El Tribunal de alzada revocó la improponibilidad declarada por el juzgado, porque no existe la cosa juzgada y ordenó que se admitiera la demanda interpuesta, y que se continuara con el trámite legal correspondiente. Aun así siguen resolviendo sin lugar la petición de la cooperativa.

También, quien fungía como director ejecutivo del Centro Nacional de Registros cuando se interpuso la demanda expresó que “por ser el inmueble de naturaleza rústica, el alcalde municipal de Jiquilisco no era el funcionario competente para conocer en dichas diligencias (…) ya que dicha facultad está conferida a los jueces de Primera Instancia en materia civil y los notarios de la República”, cita otra parte de la argumentación de la cooperativa al interponer el recurso de apelación.  El director del CNR logró  determinar la presencia de una “doble inscripción” sobre el inmueble y en consecuencia libró oficio a la Fiscalía General de la República.

Campesinos piden justicia ante  ilegalidades de los usurpadores de tierras


Foto Radio YSUCA, Kenia Gómez


Para los asociados, las resoluciones que han obtenido de los juzgados violentan  el principio de acceso a la justicia, y a la tutela judicial efectiva, pilares del Estado Constitucional de derecho.

Piden justicia para que las tierras no queden en manos de usurpadores. Hay asociados que tienen más de 50 años de vivir en esa zona, antes de la reforma agraria y son testigos de lo difícil que fue obtener el derecho de su propiedad.



Aunque la lucha por defender su tierra comenzó desde los años 90, fue en 2008 que comenzó la lucha legal frente a las 3 personas que reclaman el derecho de la tierra, dice Isaías Blanco, presidente de la Cooperativa Hacienda Normandía. Su lucha, dice, es contra el poder económico del país, una lucha que no es nada fácil.



La cooperativa se ha dedicado a la siembra y cultivo del maíz, frijol, crianza de ganado, especialmente vacuno y otras actividades agrícolas de temporada. Pero ante la serie de demandas judiciales que han tenido que librar sienten un desgaste económico.

En el proceso de otra de las personas que reclama la tierra, la señora Elba Josefina Peña viuda de Flores, el juzgado les obligó a pagarle más de 300 mil dólares en el año 2014, monto que no pagaron porque apelaron la resolución. Por este caso en el año 2019 les congelaron su cuenta bancaria, por lo que no son sujetos de créditos.

Según los representantes legales de la cooperativa, lo que buscan es salvaguardar los derechos de sus asociados de manera legítima y evitar perjuicios en su patrimonio.

Para el presidente de la cooperativa, Isaías Blanco, el esfuerzo de los integrantes de la comunidad ha sido grande al haber cultivado esas tierras desde 1980, tierras que ahora les quieren quitar.



Foto Radio YSUCA, Kenia Gómez


El caso de Textiles Giuliana S.A de C.V es solo uno de los procesos que han enfrentado los integrantes de la Cooperativa Normadía, ubicada en Usulután. Aunque Conan Castro ya no es parte en este proceso, fue clave su intervención en el juicio que promovió.

Los asociados de la cooperativa no lo olvidan, por eso su nombre era parte de los carteles que como forma de protesta mostraban afuera de los juzgados de Usulután el jueves 15 de julio, cuando se enfrentaron a otra resolución desfavorable por el caso de Elba Josefina Peña viuda de Flores que también reclama las tierras de Normandía.