Dale play


Información no reservada

“La villa universitaria funciona como un hotel para extranjeros, mientras nosotros alquilamos”: estudiante UES


Redacción YSUCA / 01 junio 2024 / 10:53 am

Foto Radio YSUCA

 Por Milton Rodríguez

“Quienes en su mayoría resultan ser estudiantes de la UES son personas que vienen de sectores marginalizados, precarizados que difícilmente pueden acceder a una educación básica y media; entonces acceder a una educación superior es incluso más complicado y lastimosamente toda la problemática que atraviesa la Universidad de El Salvador -UES-, en este momento, agudiza más esa accesibilidad y dignidad de las personas para que pueda desarrollarse plenamente”.

Así lo manifestó Andrea Hernández, estudiante de quinto año de sociología de la UES que participó en la marcha que salió el lunes pasado de la facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales hasta la Villa Universitaria para rechazar el uso de las instalaciones del Alma Máter, para eventos “no académicos” y exigir el respeto por la autonomía de la única universidad estatal.

Andrea cargaba un bolsón negro en su espalda y su deseo de defender la universidad. Pide al gobierno que cumpla con la entrega del presupuesto a la UES que ha formado a miles de salvadoreños durante 183 años.



Otro estudiante cree que “perder la autonomía es algo realmente muy grave y significa callar la voz de lo que ha significado la UES históricamente” , por ello no está de acuerdo en que el gobierno quiera capturar la voz popular y ocupar esos espacios de pensamiento crítico.

El 27 de mayo pasado, la vicerrectora académica de esa casa de formación superior, Evelyn Farfán, informó en una entrevista televisiva que la deuda que el Ministerio de Hacienda ha acumulado con la UES desde el 2022, aumentó en mayo 2024 a $56.6 millones.

Retraso en la entrega de edificios de la UES

Por otra parte, fuentes internas de la Universidad informaron que hubo un retraso en la entrega de edificios que se usaron en 2023 como dormitorios para atletas que participaron en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. “La entrega de los edificios por parte del Ministerio de Obras Públicas se prorroga para la próxima semana, ya que no los han equipado con pupitres, todavía”, dijo una fuente este 30 de mayo.

A esto se añade que funcionarios del gobierno han solicitado varias veces el uso de la Villa Universitaria para eventos ajenos a la formación de estudiantes. Entre estos, albergar a la prensa internacional, en el contexto de Miss Universo; a simpatizantes de Nuevas Ideas, durante las pasadas elecciones y a Youtubers, TikTokers y periodistas extranjeros que cubren la toma de posesión del presidente inconstitucional, de El Salvador.

Algunos académicos que conocen esta situación señalan que las decisiones y prioridades del gobierno actual contrasta con la realidad de miles de estudiantes provenientes de familias de escasos recursos.

Un ejemplo de esto es Eduardo Vásquez, de 25 años, quien reside en una de las comunidades del Bajo Lempa, en Usulután y es uno de los pocos alumnos que asisten a la Universidad de El Salvador -UES-. Estudia cuarto año de la Licenciatura en Física y explicó a radio YSUCA que de lunes a miércoles tiene clases semipresenciales, pero los jueves y viernes debe hacerse presente en el campus central.

Cuenta lo difícil que es para él trasladarse de su casa a la UES porque invierte cuatro horas para ir a la Universidad y cuatro para regresar a su hogar. Sus clases inician a la 1:00 p.m. y terminan a las 5:00 p.m. pero al salir de la UES, ya no logra abordar los pickup que lo trasladan hasta su casa.

Este panorama ha llevado al joven a pensar en dejar la Universidad, pero gracias a una beca que le otorgó una organización ajena a la UES ha podido continuar. Ha optado por pagar el alquiler de una habitación cerca de la UES. Esto lo hace únicamente para los días que tiene clases y los sábados que le programan parciales.

La habitación que alquila el joven queda a una hora de la UES. Toma la ruta 12 para llegar al centro y luego aborda el bus de la ruta 1 o 9 para trasladarse a la casa de formación.

El estudiante del Bajo Lempa expresó indignación al ver que en la UES está la Villa Universitaria que, a su parecer, funciona como “hotel para extranjeros”, pero no se presta a los estudiantes de escasos recursos del país.



Vásquez reprocha que el gobierno actual se caracteriza por vender una buena imagen a nivel internacional y se enfoca en el turismo, pero lamenta que no sienta las bases para fortalecer el sistema educativo, de salud, la agricultura y menos en prevenir los daños que causan todos los años las lluvias en comunidades como en la que él reside.

Estudiantes de la UES pagan entre $160 y $200 mensuales para alquilar un cuarto en San Salvador y continuar sus estudios

No es el único afectado. Yoselin es otra estudiante que también reside en el Bajo Lempa y desde el 2019 comenzó a estudiar sociología en la UES. “Me tocaba viajar y por la situación económica no podía estar viajando a diario”, manifestó la joven al explicar que se unió con unas compañeras que estudiaban en unas universidades privadas para alquilar una vivienda en San Salvador.

Pagaban entre $160 a $200 mensuales dependiendo de lo que pidiera el dueño, ya que no tenían contrato permanente. En tiempos de pandemia siguió pagando. Alquiló en la zona de Apopa y San Jacinto.

Yoselin es consciente que estudiar una carrera universitaria requiere de gastos. Sin embargo, ha podido solventar su situación porque obtuvo una beca con la que paga los costos básicos. La joven no está de acuerdo con el endeudamiento del GOES a la única universidad estatal.



La universitaria del Bajo Lempa mencionó casos de estudiantes de su comunidad que ante las dificultades económicas y las pocas oportunidades de estudio mejor optaron por migrar.

La UES es el único lugar en donde el hijo del obrero puede estudiar, manifestó un universitario que habló en condición de anonimato y dijo que, a su parecer, al gobierno no le interesa la educación de las personas con menos recursos.



Algunas asociaciones estudiantiles de la Universidad realizaron una caravana hacia el Ministerio de Hacienda para exigir el desembolso del presupuesto adeudado a la universidad estatal que atiende a 54,822 estudiantes del país. Muchos de ellos son de escasos recursos.

En la caravana participó Marisela Ramírez, una estudiante egresada, desde hace tres años, de la maestría en derechos humanos, pero que no se ha graduado por las dificultades que ha ocasionado lo que ella califica como “una intervención del gobierno”. Rechaza las prioridades de la administración actual ya que, a su juicio, no busca hacer cambios estructurales en el país.



“Vamos a convertir la Universidad de El Salvador en la mejor universidad de Centroamérica”, dijo Bukele en 2018 cuando visitó la UES, en la campaña electoral, buscando el respaldo de la comunidad universitaria. También prometió incrementar el presupuesto de la universidad gradualmente hasta superar el porcentaje del PIB.
Pero las promesas no terminaron ahí.



 

Esaú López, es estudiante de la UES y representante de la Fuerza Estudiantil Salvadoreña y recalcó que el gobierno de Bukele no cumplió las promesas que hizo a los universitarios cuando era candidato presidencial.



Las historias de estudiantes de la única universidad del Estado contrastan con las políticas y decisiones financieras del oficialismo

En los últimos días se ha visto la prontitud con las que se ha avanzado en la revitalización del Centro Histórico, la modernización de plazas capitalinas e incluso en los trabajos ejecutados en el Palacio Nacional. Anteriormente, analistas criticaron la inversión e interés del oficialismo en las remodelaciones de infraestructuras utilizadas para eventos deportivos y de belleza en contraste con el desinterés por la formación profesional de los salvadoreños.

La Universidad de El Salvador fue fundada el 16 de febrero de 1841, su nacimiento estuvo ligado a la conformación de la República. En casi dos siglos ha contribuido al desarrollo académico, científico, económico, social y cultural de sus graduados que a lo largo de la historia han desempeñado un papel importante.

La UES ha sido administradora del programa Jóvenes Talentos de El Salvador que busca potenciar el talento en ciencias y matemáticas. Por años, muchos profesionales de esta Universidad han destacado a nivel nacional e internacional.

Maltrato gubernamental a la Universidad de El Salvador

A inicios de abril, el padre José Maria Tojeira publicó una opinión titulada: “En favor de la UES” en la que mencionó que desde hace días se viene escuchando quejas sobre el maltrato gubernamental a la Universidad de El Salvador.

El jesuita expone que en un Estado eficiente, que sabe que no se llega al desarrollo al margen del conocimiento, una universidad como la UES debía ser la institución más protegida y apoyada gubernamentalmente. Pero no es así.

Según el sacerdote jesuita, no se dan cuenta de que sin capacidad intelectual y científica estaremos condenados no solo a permanecer en la cola del desarrollo humano, sino también a caer en fanatismos y polarizaciones improductivas, e incapacitados para un diálogo humanamente productivo. El padre Tojeira señala que apoyar a la UES es una necesidad nacional que todos deberíamos reclamar.

Una vez más, la Villa Universitaria será prestada, esta vez para albergar a la prensa que cubrirá la investidura presidencial inconstitucional de Bukele. Mientras los edificios son ocupados para distintas actividades gubernamentales, estudiantes de escasos recursos continúan pagando los costos para seguir estudiando en la única universidad del Estado.