Dale play


Opinión

Ni tanto ni tan poco


Redacción YSUCA / 24 julio 2020 / 7:24 pm

El más reciente sondeo de opinión del Iudop sobre el primer año de gobierno de Nayib Bukele1, arroja luces muy interesantes sobre lo que está caracterizando al país. Los resultados no son ni muy buenos como le gustan y los quisiera siempre el presidente, pero tampoco son tan malos como lo desean sus detractores. En honor a la verdad, la opinión de la mayoría de la gente encuestada sigue siendo buena. La población le adjudica una nota promedio de 7.69 en una escala de 0 a 10. Pero la verdad también es que la valoración de la población es menos buena que hace unos meses. A los 100 días de gobierno2 la población encuestada le dio un 8.37 de calificación y a los 6 meses3 un 7.8. Además, mientras que a los 100 días de gobierno el 93.6% de la población lo aprobaba (con una nota de 6 o mayor), ahora, al cumplir sus primeros 12 meses, ese porcentaje cayó en más de 13 puntos hasta llegar al 80%, porcentaje alto, sí, pero menor que hace unos meses. La pregunta de fondo es ¿a qué se debe esta caída en el apoyo al presidente y su gobierno?

La caída del respaldo popular a un gobierno se considera “normal” por la erosión que va teniendo con el paso del tiempo y la inherente dificultad de un gobierno para quedar bien con todos los sectores nacionales. Pero en el caso de Bukele, la pérdida de apoyo tiene que ver con factores que van más allá del desgaste normal a causa del tiempo.

Del sondeo de opinión, puede extraerse una triada de elementos que pueden iluminar lo que está pasando en el país y pueden ayudar a entender la suerte que está corriendo el actual gobierno. Los dos primeros elementos de esta triada responden al presente y el tercero apunta al futuro. El primer elemento es que, como era de esperarse, para la población encuestada el principal problema del país en estos momentos es la pandemia de covid-19 (43.3%), dejando en un segundo plano a los problemas de carácter económico (12.8%) y en un lejano lugar a los problemas relacionados con la violencia e inseguridad, que desde hace mucho tiempo habían ocupado el primer lugar. Un segundo elemento es que para la población consultada el principal logro del gobierno en este primer año tiene que ver con el combate a la delincuencia. Si agrupamos las variables que tienen que ver con esta dimensión, 56.3%4 de la gente piensa que el mayor logro está ahí. El tercer elemento es que cuando se le preguntó a la población por la principal tarea en la que debe enfocarse el gobierno en los próximos años, la población consultada se decantó por los temas económicos. 42.4% piensa que debe enfocarse en mejorar la economía nacional y 27.1% cree que debe focalizar sus esfuerzos en la creación de fuentes de empleo (69.5% en total). Un 16.2% cree que debe centrarse en el acceso a una mejor educación para toda la población. Resumiendo, a la gente le preocupa en estos momentos, sobre todo, la pandemia, pero reconoce en el gobierno un gran papel en la reducción de la violencia e inseguridad, y su preocupación para el futuro es la situación económica.

Una hipótesis explicativa de los resultados de la encuesta indicaría que el gobierno de Bukele sigue siendo muy bien evaluado por lo que la población percibe que ha hecho hasta ahora en la lucha contra las pandillas a pesar de las dudas y la nebulosa que se cierne sobre el plan implementado; sin embargo está perdiendo apoyo por la manera en que ha gestionado la pandemia de covid-19 y por la situación económica del país y de las familias. Es cierto que en la encuesta, el manejo de la pandemia ocupa un segundo lugar, después de la reducción de homicidios, como el mayor logro del gobierno con un 25.8% de opiniones. Pero también es cierto que si solo una cuarta parte de la población le reconoce ese logro, significa que, para los encuestados, el gobierno ha quedado a deber en esta materia. Lo que más le achaca la población al gobierno es su falta de entendimiento con otras instancias del Estado para trabajar conjuntamente. Tanto es así, que cuando se le preguntó a la población sobre el principal fracaso del primer año del gobierno de Bukele, el primer lugar lo ocupó la mala relación con otros poderes e instancias del Estado con un 36.7%. Además, en la lista de los principales problemas del país, la población ubicó a la confrontación con los poderes en el segundo lugar con un 24.1% de opiniones, solo por detrás de la pandemia. El primer clamor del pueblo salvadoreño en este momento, es enfrentar la pandemia de la mejor manera posible y ese clamor no está siendo escuchado. La población ve como cada día suben exponencialmente los contagiados, que más familias se llenan de luto y dolor, que la red hospitalaria está colapsada y que los trabajadores de la salud se están quedando en el camino en proporciones que se consideran demasiado altas según los parámetros internacionales. Pero lo peor es que en medio de este crítico momento que pone en peligro la vida de la población, no hay capacidad en el gobierno para encontrar, civilizadamente y en consenso, un camino fundado en la evidencia científica que dé seguridad y confianza a la población en que esta tormenta pronto escampará.

Otro aspecto que expresa lo que sucede en el país, es que un gran porcentaje de la población (73.3%) apoya que al gobierno se le haya autorizado gestionar tres mil millones de dólares para enfrentar la emergencia, pero un porcentaje semejante (72.3%) considera que el presidente debe rendir informes detallados sobre en qué y cómo ha invertido los recursos antes de solicitar otros fondos a la Asamblea Legislativa. Y el gobierno no lo ha hecho y no parece querer hacerlo. Esta actitud de opacidad genera sospechas en cada vez más población y es, sin duda, otra de las causas por las que Bukele y su gobierno está perdiendo apoyo.

La actitud intransigente ante el diálogo con otros poderes y con actores sociales, la incertidumbre que se ha generado en torno a la pandemia y la opacidad en el manejo multimillonario de recursos, estarían a la base del crecimiento del porcentaje de personas que han retirado su apoyo al presidente. Pese a ello, el mandatario todavía cuenta con mucho capital social, pero debe entender que este capital social está dejando de ser, por lo menos en crecientes sectores de la población, un apoyo incondicional o un cheque en blanco.

______________________________

1. Se puede consultar el sondeo completo en uca.edu.sv/iudop

2. Encuesta “Los Salvadoreños y salvadoreñas evalúan los primeros 100 días de gobierno del presidente Nayib Bukele”, boletín de prensa, Año XXXIII N° 4. Puede consultarse en uca.edu.sv/iudop

3. Encuesta “La población salvadoreña evalúa la situacion general del país a finales de 2019”, boletín de prensa, Año XXXIV N° 41. Puede consultarse en uca.edu.sv/iudop

4. 30.6% de las personas consultadas opinaron que el principal logro del gobierno es la baja de homicidios, 15.6% que es el combate a la delincuencia y la mejora de la seguridad y 10.1% que es el Plan Control Territorial.

* Artículo publicado en el boletín Proceso N.° 7.

 

Escuche el artículo aquí: 

 

 

 

 

 

Escribe tu comentario