Internacionales

La caravana, de Mexicali a Tijuana


Rodrigo Colindres / 21 noviembre 2018 / 9:11 am

RFI

Arropados con lo poco que sobrevivió a su largo y azaroso periplo por territorio mexicano, unos 800 centroamericanos que integran las caravanas de inmigrantes arrancaron este martes desde Mexicali, en el estado de Baja California, hacia la vecina Tijuana, último tramo de su incierto andar hacia Estados Unidos.

En Tijuana, una frontera cada vez más reforzada y una crecente animadversión de ciertos grupos locales espera a los inmigrantes centroamericanos.

“Algunos están pensando irse caminando a Tijuana, son más o menos 180 kilómetros de carretera subiendo la Rumorosa, una montaña muy alta”, comenta Raúl Ramírez, director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos en Mexicali y exdefensor del pueblo del estado de Baja California.

“Están movilizándose rumbo a Tijuana lo cual va a agudizar indudablemente el ambiente de rechazo por parte de ciertos grupos de la población en la ciudad de Tijuana, en contra de los desplazados, porque se trata de un desplazamiento forzado. Están en busca del sueño americano, de mejorar su condición de vida que se les niega en Honduras y en otros países de Centroamérica”, prosigue Raúl Ramírez.

Asimismo, el experto lamenta la falta de reacción de las autoridades: “Desafortunadamente las autoridades, tanto federales como estatales de baja california y del municipio de Tijuana, no han estado a la altura de las circunstancias, tanto en la prevención de la llegada de estas caravanas, porque no es una sola, como en la protección, la seguridad y la asistencia humanitaria. Aunque sí la población, amplios grupos de la población, se están solidarizando, están llevando comida, agua, ropa. Pero esto creo que es insuficiente, no hay una respuesta efectiva por parte del estado mexicano y eso lo tenemos que lamentar”.

Por ahora, una puerta se ha entreabierto hacia Estados Unidos, con la decisión de un juez federal de San Francisco de bloquear temporalmente el decreto del presidente Donald Trump, que rechazaba automáticamente la solicitud de asilo presentada por personas que hubiesen cruzado ilegalmente la frontera con México.

El juez tomó esta decisión con base en la ley estadounidense que estipula que cualquiera que entre al país, independientemente de si lo hace por los puertos legales o ilegalmente, puede pedir el asilo.

 

Escribe tu comentario